Raquel Eddy se recuperó del virus

Otro miembro de la familia Eddy, (ver post La familia Eddy Sánchez) Raquel de 21 años, también se enfermó del Covid-19 y se recuperó. Nos cuenta su experiencia y como supieron ella y su hermana que Dios estaba con ellas.

Cuando me empecé a encontrar mal no pensaba que sería nada importante ni mucho menos el Covid-19. Exclusivamente me encontraba débil, pero es algo recurrente en mí. Vivo en Madrid, pero me había subido a Vigo para estar con mi hermana, cuñado y sobrina hacía como 10 días, por aquel entonces.

No obstante, fueron pasando los días y la presión en el pecho iba en aumento, así como los positivos confirmados dentro de mi familia. Es entonces cuando empecé a pensar que sí que lo había cogido.

Me acuerdo una noche cuando mi hermana me trajo la cena a la habitación, encontró una pluma en el suelo al lado de la cama. Nos extrañamos y reímos ya que mi madre tiene una obcecación (en el buen sentido de la palabra) con las plumas. Desde hace años para ella ver una pluma es un recuerdo del versículo:

«Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad».

Salmos 91:3-5

En ese momento mi hermana me la dio, pero ninguna de las dos pensó más allá de ese momento. Fue dos días después cuando empeoré que tuvo sentido.

Me desperté una noche en medio de la madrugada sin ser capaz de dejar de vomitar. Llamamos al número habilitado y nos dijeron que nos acercásemos a urgencias. Una vez ahí, por las medidas implementadas, no permiten acompañantes para los pacientes. Por lo que yo entré sola a la sala de urgencias y mi hermana se tuvo que quedar horas esperando sola en el coche.

Una de las veces que entró a pedir noticias sobre mí, nadie le decía nada y lo único que escuchaba era que había habido un positivo confirmado. Al no saber nada de mí y únicamente escuchar eso, se preocupó mucho. Fue entonces cuando se acordó de la pluma. Y sintió que Dios le decía que todo iba a estar bien.

Al darme el alta, compartió conmigo ese momento. Me hizo bien rememorar las otras muchas veces que Dios me ha cuidado y como esta, no iba a ser menos. Teníamos su promesa y la prueba de ello.

Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro

I'd love to hear from you! Leave a comment below.

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.